Los aumentos de capital pueden ser positivos para un accionista si por ejemplo se hace un aumento de capital con las ganancias de la empresa. Esto generaría un aumento en el número de acciones que cada accionista tiene conservando el porcentaje de participación. Pero podría afectar al accionista si se realiza un aumento de capital externo el cual podría reducir la participación que un accionista tiene.