La liquidez de una acción se establece por la facilidad para adquirir o vender una acción determinada. Es un término importante ya que en inversiones de corto plazo se necesita una acción líquida para poder convertir el título valor en efectivo lo más pronto posible. Dentro de la Bolsa de Valores se determina líquida una acción si ésta ha sido negociada en los últimos 30 días, y No Liquida si no ha sido negociada en ese plazo.