Como parte del proceso para la emisión de títulos valores en el Mercado de Valores, la ley exige que se realice un análisis del riesgo sobre estos títulos (documentos, papeles, y emisiones). De aquí nacen las Calificadoras de Riesgo cuyo objetivo es hacer un análisis de varios factores para determinar según una tabla y ciertos parámetros el riesgo que un título conlleva. Esta calificación no es una garantía, pero si una herramienta que permite a los inversionistas tener un mejor conocimiento del riesgo que una inversión pueda tener y poder hacer una mejor selección.

Las calificaciones de riesgo dan a conocer al mercado y público en general la opinión sobre la solvencia y probabilidad de pago que tiene el emisor para cumplir con los compromisos provenientes de sus valores de oferta pública. (ASOCAVAL, 2015)

Ya que esto presenta una herramienta más para el inversionista, todos los papeles de renta fija que se emitan son requeridos tener una calificación de riesgo. A esto se excluye las facturas comerciales negociables, papeles del Banco Central del Ecuador, papeles del Ministerio de Economía y Finanzas, y los que determine la Superintendencia de Compañías y Valores, o la Junta de Regulación Montería. En el caso de las instituciones que son parte del Sistema Financiero, como los Bancos, se realiza la calificación a la empresa (emisor) y no a los títulos que son del giro ordinario de negocio o genéricos.

Existe una tabla conocida universalmente la cual se utiliza para calificar. Esta tiene como calificación más alta AAA y puede llegar a D. Dentro de esta tabla también se utiliza los símbolos de + y –. Estos muestran una tendencia a que suba de calificación si tienen + o que baje de calificación si tiene -.

tabla de calificaciones de riesgo

Es importante notar que cada empresa Calificadora de Riesgo tiene sus propios parámetros para otorgar las calificaciones. Claro que la ley establece que las calificadoras tienen que enfocarse en los siguientes factores como mínimo:

  • SOLVENCIA Y CAPACIDAD DE PAGO DEL EMISOR
  • POSICIÓN DE CORTO O LARGO PLAZO
  • GARANTÍAS
  • PROBABILIDAD DE NO PAGO DEL CAPITAL E INTERESES
  • CARACTERÍSTICAS DEL INSTRUMENTO

Además de la calificación previa a su emisión la Calificadora de Riesgo tiene la obligación de revisar su calificación periódicamente, y actualizarla de ser el caso. Todo esto es para ayudar al inversionista a tener una mejor visión del mercado y darle mayor seguridad. Cabe recalcar que en toda inversión existe riesgo y que las calificaciones que emiten las calificadoras, no constituye garantía real.