Por Macarena Chiriboga

Mucha gente tiene miedo a invertir en el Mercado de Valores ya que no lo entiende muy bien, pero no hay que tener miedo de la jerga que se utiliza dentro del mercado. Mucho suena complicado cuando realmente son conceptos simples. De igual manera existen varios asesores financieros que están disponibles para responder todas las preguntas que puedan tener. Cuando se trata de tu dinero y de conseguir la mejor inversión no hay pregunta que deba ir sin ser contestada.

 

Los dos primeros conceptos que vas a escuchar al ingresar al Mercado de Valores son “Renta Variable” y “Renta Fija.”

Renta Variable simplemente se trata sobre las acciones de una compañía. Al comprar acciones de una compañía te conviertes en dueño parcial de la misma y con esto compras el derecho sobre un porcentaje (proporcional al numero de acciones que compres) sobre las ganancias que esta empresa pueda tener. Con esto es importante notar que las ganancias sobre esta inversión pueden ser infinitas, pero al mismo tiempo si la empresa quiebra puedes perder todo tu dinero invertido.

Por el otro lado Renta Fija es una manera de prestar tu dinero a la empresa emisora. Con instrumentos como Papel Comercial u Obligaciones uno le presta dinero al emisor el cual se compromete a pagar en un tiempo determinado y con una ganancia sobre este. Claro esta que igual existe un riesgo de perder la inversión, pero es menor que en renta variable ya que esta emisión tiene garantías y las empresas normalmente hacen todo lo posible para no fallar en pagos a sus acreedores.

 

¿Cuál es la razón por la cual inviertes?

Existen varias razones por las cuales una persona invierte. Muchas de estas razones son individuales a la persona, pero estas se pueden resumir a si estas invirtiendo para crecer tu capital o para generar un ingreso. No existe una respuesta única para esta pregunta, pero el responderla te puede ayudar a escoger que invertir. Renta fija muchas veces tiene un pago de intereses y capital el cual se lo hace en fechas frecuentes. Este pago puede generar un ingreso recurrente para el inversionista. De igual manera el potencial que tienen las acciones a crecer y cambio de precio se convierte en una gran opción para crecer el capital.

 

No hay que poner todos los huevos en una canasta.

Diversificación es otro concepto muy importante al invertir. Como dice el refrán no pongas tus huevos en una sola canasta; no inviertas todo tu dinero en un solo emisor o tipo de papel. Existen varias maneras de diversificar, invirtiendo en distintas industrias, tipos de valores, emisores, y otros. El diversificar te ayuda a minimizar el riesgo y aumentar tus oportunidades de recibir una ganancia de tus inversiones. La diversificación no es para todos ya que puede tener altos costos de mantenimiento y requiere más tiempo para su manejo; por lo que se recomiendo solamente cuando las inversiones son de grandes valores.

 

El poder de reinvertir tus ganancias.

De la misma manera que funciona un interés compuesto es importante hacer que tus ganancias de distintos títulos valores se reinviertan. El reinvertir las ganancias logra que se cree un efecto de “bola de nieve” el cual hace que tu dinero crezca de una manera más rápida y se acumule un capital mayor.