Por Macarena Chiriboga

Ahorrar es un gran hábito que necesita de disciplina, constancia y orden. Se requiere de mucha inteligencia al ahorrar, fijarse una meta realizable y así llegar a obtener un patrimonio importante. Todos podemos ahorrar, no depende de si nuestros ingresos son bajos, hay que saber discernir en qué utilizar nuestro dinero. ¿Puedo evitar ese gasto y destinarlo al ahorro? Lo importante es empezar; el monto inicial de nuestro ahorro debe estar basado en no afectar, ni dejar de cumplir con las obligaciones contraídas; las cuales, son parte esencial de nuestras vidas. No debemos olvidar que nunca es tarde para comenzar a ahorrar.

Al inicio de cada mes, es importante hacer un presupuesto de los egresos e ingresos personales o familiares. Esto ayudará a llevar un orden mensual de tus cuentas y a evitar derrochar dinero en gastos que no son estrictamente necesarios, sin dejar de lado la parte primordial que es la satisfacción personal.

Hay que aprender a no gastar todo lo que se gana y se debe reservar algo para “ese ahorro”, mediante una planificación adecuada.

Para poder ahorrar de una manera inteligente, se debe diferenciar las cuentas de ahorros de otras cuentas. Las cuentas de ahorro no deben pertenecer a la cuenta de uso personal, para gastos ocasionales o varios. Se sugiere tener cuentas para gastos corrientes del día a día, gastos ocasionales, fondos de emergencia y otra diferente para ahorros para el futuro.

La forma de ahorrar más fácil, es fijando un débito automático cada mes para la cuenta de ahorros que mantienes y si aún no la tienes es importante abrirla, por ahí se empieza.

Una persona ahorrativa busca maneras de gastar menos su dinero. Por ejemplo, comiendo en casa en vez de restaurantes o buscando ofertas y descuentos verdaderos.  Se recomienda no hacer compras diarias de víveres debido a que se gasta tu tiempo, tu gasolina y los alimentos que compres no serán aprovechados al máximo.

Algunos expertos recomiendan tener acumulado de 3 a 6 veces tu ingreso mensual en tus ahorros personales. Sin embargo, para comenzar a ahorrar se debe tener en cuenta la capacidad de cada uno. La constancia y el tiempo ayudará a que tus ahorros crezcan mes a mes.

Los analistas están conscientes de que cada persona y cada familia tiene necesidades diferentes en el ámbito económico; debido a ello aducen que una persona o familia, debería ahorrar entre un 5% a 20% de sus ingresos mensuales. Lo más habitual es que se ahorre un 10% del salario mensual.

En Ecuador, el salario básico unificado (SBU) del año 2017 es 375$. Si una persona con este ingreso decide ahorrar un 10% mensual (37,5$), para el final del año ahorraría 450 dólares sin tomar en cuenta los intereses generados. Dentro de 5 años se ahorraría 2250 dólares.

No hay regla que determine cuanto tiempo se debe dejar el dinero en una cuenta de ahorros; sin embargo, se debe tener en cuenta que mientras más tiempo permanezca, más ganancia de interés recibes y adicionalmente las entidades financieras suelen premiar con ciertos beneficios adicionales, dependiendo del monto y el plazo.

“No ahorres lo que te queda después de gastar… Gasta lo que te queda después de ahorrar.” –Warren Buffett