El mercado de valores esta dividido en dos tipos de papeles o valores. Existen los valores de renta variable o los valores de renta fija. Cada tipo de valor tiene sus características que atraen a distintos tipos de inversionistas.

La RENTA VARIABLE como dice su nombre son títulos cuyos rendimientos no son determinados ni garantizables, suelen cambiar (variar) dependiendo del rendimiento de las compañías cuyo capital representan. En términos más simples, son acciones o participaciones en una empresa. Las ganancias o pérdidas de este tipo de papel son determinado por tres factores, los dividendos, aumentos de capital, o el cambio en el precio de la acción.

El Dividendo es una cantidad de dinero en moneda local que se reparte proporcionalmente según la participación entre los accionistas de una empresa siempre y cuando esta hubiere generado utilidad, y de acuerdo con lo decidido mayoritariamente por la junta de accionistas.

Un aumento de capital puede generar un rendimiento a sus accionistas. Un rendimiento positivo en el caso que la Junta de Accionistas resuelva mayoritariamente que con la utilidad generada por la empresa se realice un aumento de capital. En este caso se reparten un número mayor de acciones a sus actuales accionistas según su participación en la misma.

El cambio de precio de la acción es la manera más clara que genera el rendimiento de las acciones. Visiblemente expuesto si compro una acción a un precio y la vendo a un precio más alto estoy generando un rendimiento sobre este cambio. Lógicamente que esto puede suceder de la otra manera al comprar una acción y venderla a un precio más bajo generando un rendimiento negativo.

Las acciones o Renta Variable son grandes herramientas para inversionistas a largo plazo, con una tolerancia de mayor riesgo, o inversionistas activos (que les interesa manejar sus inversiones con constantes movimientos). El invertir en acciones de una empresa conlleva en confiar en el desempeño de esta. Creer que la acción de la empresa va a tener un alza en el precio, o que la empresa generara suficiente utilidad para poder repartir dividendos a sus accionistas.

Renta Fija se refiere a los valores que tienen un plazo y rendimiento determinado. El pago de capital e intereses no depende del rendimiento de la empresa si no de los términos de cada papel. (igual existe un riesgo sobre el desempeño de la empresa, pero es menor y manejado junto con garantías sobre cada emisión) Estos pueden ser Bonos del Estado, Certificados de Depósito, Obligaciones, Titularizaciones, Papel Comercial, entre otros.

Los Bonos del Estado representa deuda emitida por el estado a ser negociados en el mercado de valores. Estos son emitidos tras resoluciones.

Certificados de Depósito son documentos emitidos por entidades financieras que contienen un plazo y un interés sobre el deposito realizado en la institución.

Obligaciones representan deuda emitida por un emisor y por un plazo mayor 360 días a ser negociados en el mercado de valores.

Papel Comercial representa deuda emitida por un emisor y por un plazo menor a 360 días a ser negociados en el mercado de valores.

Titularizaciones es un proceso en virtud del cual se negocian en el mercado de valores títulos, cuya fuente de pago está constituida por los flujos futuros generados por activos y/o derechos de titularidad inicial de un determinado Originador.

Los valores de Renta Fija son una mejor opción para personas que tienen poca tolerancia para el riesgo, necesitan tener un rendimiento asegurado, o es una inversión para corto plazo.

Es importante notar que en portafolios de mayor valor es importante DIVERSIFICAR. En estas ocasiones se recomienda comprar los dos tipos de valores, pero los porcentajes de cada uno variaría según las necesidades del inversionista.